La Comisión acoge con satisfacción el acuerdo político sobre la Ley de Materias Primas Fundamentales

La Ley establece un conjunto de normas para la competitividad de Europa, en particular para las industrias ecológicas y digitales, así como para la defensa y el sector aeroespacial.  Las nuevas normas contribuyen a aumentar las capacidades nacionales de materias primas fundamentales a lo largo de la cadena de suministro, complementando las iniciativas para diversificar su suministro a través de asociaciones internacionales apoyadas por el mecanismo Global Gateway. 

Los valores de referencia acordados especifican que la UE debe tener la capacidad de extraer el 10 %*, transformar el 40 % y reciclar el 25 % de su consumo anual de materias primas estratégicas de aquí a 2030.

El compromiso incluye también el objetivo de mitigar la demanda mediante la eficiencia en el uso de los recursos y el progreso tecnológico. La UE debería diversificar igualmente sus importaciones de materias primas estratégicas, de modo que no dependa de una única fuente de suministro para más del 65% de su consumo.  

A fin de reforzar las capacidades nacionales de la UE, la Comisión, junto con los Estados miembros, identificará proyectos estratégicos a lo largo de la cadena de valor que se beneficiarán de unos procedimientos de concesión de permisos más sencillos, más cortos y más eficientes. así como de un mejor acceso a la financiación. 

Además, la Ley garantiza que los esfuerzos por construir cadenas de valor de materias primas fundamentales seguras y sostenibles, a través de proyectos estratégicos en la UE o en terceros países, se realizarán de conformidad con normas medioambientales, sociales y de gobernanza estrictas. 

El acuerdo prevé que la lista de materias primas fundamentales y estratégicas pase a formar parte del Derecho de la UE e incluya en este el aluminio y el grafito sintético. Estas materias primas se han identificado dada su importancia estratégica para los sectores ecológico, digital, de defensa y espacial y el aumento previsto de la demanda, que superará la oferta previsible. La Ley también introduce un seguimiento eficaz de las cadenas de suministro de materias primas fundamentales y la obligación de que las grandes empresas lleven a cabo evaluaciones de riesgos de sus cadenas de suministro. Prevé además la coordinación de las reservas estratégicas de materias primas entre los Estados miembros. 

Más información  

Ley de Materias Primas Fundamentales